Barcelona, una parada obligada para miles de ejecutivos

10 julio, 2018
Barcelona, una parada obligada para miles de ejecutivos

Un continente como Europa tiene la gran suerte de contar con varias ciudades que son verdaderas referencias en lo que guarda relación con las finanzas, los negocios y, en definitiva, con todo aquello que tiene que ver con emprendimiento, empresas y economía. Seguramente tengamos en París, Londres o Berlín los principales centros de negocios del continente, pero lo cierto es que la gran cantidad de ciudades que son importantes dentro de ese sector son muchísimas: podemos hablar de Roma, de Moscú, de Madrid, de Milán, de Bruselas y también, cómo no, también de Barcelona.

La Ciudad Condal se ha ganado el derecho a poder estar entre el principal elenco de ciudades europeas cuya importancia es capital. Buena culpa de ello la tienen todos aquellos que han apostado por Barcelona como la ciudad idónea para situar su sede social. En efecto, y tal y como informa el diario La Razón, Barcelona es la segunda provincia con mayor número de empresas dentro de España, sólo superada por Madrid. Este el secreto que desvela por qué en la provincia de Barcelona se han notado menos las consecuencias de la crisis económica que en otros lugares del país.

Unas cosas llevan a otras. El hecho de que Barcelona sea la segunda provincia con más empresas de España hace que en la Ciudad Condal se celebren cada año un gran número de ferias, de congresos y de reuniones, algo que atrae a la ciudad a miles y miles de personas a lo largo del año. El impacto económico que tiene esto en la ciudad es enorme y contribuye a hacer de Barcelona uno de los lugares más prósperos ya no sólo de España, sino también de Europa.

La página web de Fira Barcelona ofrece un calendario detallado de todas las ferias que tienen lugar en la ciudad a lo largo de cada año. Resulta impresionante ver la cantidad de congresos que hay en Barcelona para este 2018 y la variedad de éstos. Desde congresos de moda hasta de ecommerce, pasando por ferias dedicadas a la logística o el transporte. Así lleva siendo desde hace muchos años y así parece que seguirá funcionando la ciudad. Y es que tocar lo que funciona no parece una buena idea.

El número de personas que cada año visitan Barcelona con motivo de alguna feria o congreso asciende ejercicio a ejercicio. Así lo destacan desde Mercer Barcelona, un conocido hotel de lujo situado en el barrio gótico de la ciudad. Según destacan sus profesionales, el perfil de huésped ya responde al de hombres y mujeres de mediana edad que están empleados como ejecutivos o ejecutivas en su entidad y que suelen viajar como consecuencia de su trabajo.

Una apuesta de futuro

Lo de que Barcelona se ha convertido en una referencia europea en materia económica, financiera y empresarial no es nuevo. La ciudad comenzó a desarrollarse en este sentido cuando llegó la Democracia. Aunque ya era una urbe, como es lógico, importante a nivel nacional, Barcelona tenía la necesidad de darse a conocer ante Europa como una ciudad moderna y que nada tenía que envidiar a las grandes capitales del continente.

Que se confiara en Barcelona para albergar los Juegos Olímpicos de 1992 fue un gran paso hacia delante. La ciudad modernizó sus infraestructuras y para los negocios comenzó a ser mucho más fácil sacar partido de todo lo que la ciudad tenía para ofrecerles. La excelente imagen que dio Barcelona ante el mundo aquel verano de 1992 sirvió para que, desde ese mismo año, numerosas firmas internacionales de diferentes sectores comenzaran a establecerse en la ciudad. El resultado no ha podido ser mejor para la ciudad a largo plazo.

Pero hay que dejar el pasado atrás. Toca hablar de futuro y en cuanto a ello Barcelona tiene mucho que ofrecer todavía. La ciudad ofrece un espacio indicado para la realización de todo tipo de eventos comerciales, reuniones, exposiciones y congresos. Lo cierto es que en Europa hay pocos sitios que cuenten con todas esas facilidades, facilidades que se han esmerado en sacar adelante desde las instituciones públicas barcelonesas hasta cada uno de los habitantes de la ciudad. Y es que, en lo que a negocios y empresas se refiere, la Ciudad Condal es un auténtico ejemplo.