Estilos de packaging para 2018

Estilos de packaging para 2018

Uno de los aspectos en los que más atención ponen las nuevas generaciones es en el envase de los productos o packaging. Los milennial han crecido en un ambiente en el que los envoltorios de los productos eran la manera de sobresalir en las estanterías, y esto se debe en gran parte a que coincide con su manera de ser.

La nueva generación quiere resaltar, quiere ser reconocido, pero respetado. Y los productos que quieren comprar quieren que sean así. Una de las cosas en las que nos podemos fijar es que las nuevas generaciones han traído de vuelta llevar camisetas con publicidad de las grandes empresas. Esto nos lleva a pensar que estas generaciones quieren verse reconocidos por lo que llevan o compran.

En el artículo de hoy vamos a hablar del packaging de los productos que más se va a ver en las estanterías para este 2018. Aunque tenemos que decir que no solo los veremos en las estanterías, sino en cajas, ya que debido a la venta online, los productos con mejor packaging son vendidos por esta vía.

Antes de empezar a resaltar estas tendencias, hay que destacar que el packaging se ha vuelto uno de los elementos que conllevan el éxito de los productos. Ya que muchos de ellos acaban siendo subidos a Youtube para desempaquetarlo y enseñar sus características al público que quiere saber que va a comprar de antemano.

Los diseños para mujeres tomarán parte de los estantes

El primer tipo de envase que comentaremos son los envases vintage. Los elementos de carácter vintage son ideales para aquellas marcas que desean conectar con el consumidor colgándose del brazo de un enfoque “old school”. De la mano de los envases deliberadamente vintage, las marcas dan cuenta al consumidor de la calidad artesanal de sus productos y eso las ayuda a destacar entre la multitud en una era, la digital, en la que todo parece ser fabricado en masa.

En segundo lugar destacaremos los envases con escritura manual. Las fuentes tipográficas que simulan la escritura a mano añaden pureza y honestidad a los envases de los productos y trasladan al consumidor a su más tierna infancia (y a los alegres recuerdos asociados a esta etapa vital). Esta tendencia está mu relacionada con el mundo del lettering, que ha cogido mucha fuerza en los últimos tiempos.

En tercer lugar, se utilizarán materiales y formas de carácter inusual. Los materiales y las formas inusuales de los envases llaman automáticamente la atención del consumidor, al que divierten sin revelar exactamente lo que hay en su interior (añadiendo, por lo tanto, algo de suspense a la relación entre marcas y clientes).

También se añadirán fotografías a los envases. Utilizada sabiamente en el packaging, la fotografía ayuda a los productos (en particular a los más fotogénicos) a venderse prácticamente por sí solos. Y no sólo eso. La fotografía favorece la conexión personal entre marcas y consumidores al vincular el producto a rostros, lugares y elementos muy concretos. Cuando con las fotografías se crean “collages”, las marcas consiguen además rodearse de un halo de modernidad.

Una novedad es que se harán diseños inspirados en carteles de película. Los envases que imitan en su packaging a los carteles de las películas concitan instantáneamente las miradas del consumidor porque evocan poderosas emociones como el suspense, el romance y la acción. La multitud de carteles históricos hace que esta sea una tendencia utilizada por aquellos cuyo su listado de productos sea muy largo.

La temática femenina cobrará fuerza- os envases de estética deliberadamente femenina, acompañados de colores pastel y fuentes tipográficas delicadas, serán omnipresentes en 2018 y supondrán un alivio visual con respecto a los colores chillones y las tipografías llamativas que se han adueñado del packaging durante los últimos años.

Por último un estilo de diseño seguirá sinedo muy utilizado, el minimalismo. El minimalismo lleva siendo tendencia en el packaging desde hace unos cuantos años y seguirá siéndolo también en 2018, pero de manera algo diferente: poniendo el acento en la usabilidad y en el carácter intuitivo del diseño (para que resulte fácilmente comprensible para todo el mundo).

Para llevar a cabo estos estilos de packaging hay que contar con empresas como Empacke, una empresa sevillana especializada en el diseño de branding y packaging de productos, que tiene como objetivo convertir los productos de sus clientes en piezas originales y diferentes a los de la competencia, para que llamen la atención y se vendan solos en el lineal.