La cuerda, un elemento muy presente en el mar

1 diciembre, 2017
La cuerda, un elemento muy presente en el mar

Dentro de un barco cuando se habla de cuerda los marineros dicen con sorna que hablamos de la cuerda del reloj, ya que las cuerdas o sogas que se utilizan en una embarcación en la jerga marinera reciben el nombre de cabos y tienen infinidad de usos. Este sector, el marino, es uno de los que más tienen presente este tipo de material que podemos comprar en Cuerdas Valero, es una empresa dedicada al suministro de todo tipo de cordelería, donde elaboran, envasan y etiquetan cuerdas siempre de la máxima calidad y resistencia para adaptarlas al negocio de cada uno de sus clientes, al mismo tiempo que ofrecen una respuesta rápida, ágil y fiable ante sus necesidades, además de una gran variedad de productos, un precio muy competitivo y la tecnología más moderna para la elaboración de todo tipo de cuerdas.

La utilización de la cuerda como tal está desde tiempos remotos muy unida a la navegación marítima, basta con decir que desde el siglo XVI la velocidad con que se desplazan los barcos se mide en nudos. Antiguamente los cabos que se utilizaban estaban realizados con fibras naturales como el algodón, el lino, el cáñamo, el esparto, la pita…, y con ellos se sujetaban las velas, los mástiles y se amarraban los barcos. Hoy su uso se restringe casi exclusivamente a barcos de recreo o pequeños barcos de pesca, pues el descubrimiento de las fibras sintéticas hizo que estas fibras naturales poco a poco fuesen abandonando las embarcaciones, ya que las sintéticas poseían unas mejores condiciones como durabilidad, resistencia, flexibilidad, etc.

A los que les gusta el mar, la navegación o practican algún tipo de deporte relacionado con el mar, saben que existen diversos tipos de cabos, según el tipo de material con qué estén elaborados.

Cuáles son los cabos más comunes

  • Cabo de nylon. Entre sus características destaca que no flota, tiene una buena resistencia a la tracción, a la abrasión, a la humedad del agua y a los rayos ultravioleta aunque mejor en húmedo que en seco, siendo además bastante elástico por lo que puede absorber los tirones que se puedan producir, por lo que es muy utilizado en remolques y líneas de fondeo.
  • Cabo de poliéster. En general estos cabos son forrados y tienen prácticamente las mismas características que el nylon, con la diferencia de que es muy poco flexible, tiene una gran resistencia al agua salada, al sol y al rozamiento tanto seco como húmedo, por lo que se usa para escotas, drizas, amarres y fondeos.
  • Cabo de polipropileno. Este material tiene mucha menos capacidad de resistencia a la tracción y a los efectos producidos por la intemperie que los anteriores, pero tiene otras muchas utilidades en náutica ya que es un material ligero, suave, flexible y sobre todo flota, por lo que es muy importante para aros salvavidas, luces o señales que floten.
  • Cabo de polietileno. Poco resistente a la tracción y al roce, su uso está unido generalmente al del salvavidas, pues es un material que flota.
  • Aramida o Kevlar. Tiene tres veces más resistencia que el nylon, aunque la pierde donde es doblado, por ejemplo en nudos, presenta un bajo coeficiente de elasticidad y poca resistencia a la exposición solar. Se utiliza generalmente en barcos de regata. Es un material económicamente caro.
  • Su resistencia a la tracción es similar a la Aramida, aunque presenta un ligero alargamiento ante carga y tensión constante.