Rapidez y economía: dos claves para recibir un stock de productos

22 noviembre, 2016
Rapidez y economía: dos claves para recibir un stock de productos

Un negocio es muchas veces la fuente de todos nuestros agobios, preocupaciones y pensamientos. Quien se encarga de regentar alguno sabe de sobra al tipo de cuestiones a las que me refiero: proveedores, trámites legales, cuestiones referentes a nuestros propios productos, inversiones y un sinfín de elementos que pueden perfectamente amargarnos cualquier día.

Hay que saber estar preparados para actuar en situaciones en los que no hay mucho margen de maniobra. Esta es una de las grandes premisas de todo emprendedor que se precie y manejarse bien en un asunto como este puede resultar fundamental y marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso. A continuación os voy a hablar acerca de mi experiencia personal y de cómo conseguí reducir mis niveles de preocupación en lo que al producto se refiere.

Yo regento una pequeña empresa de Todo a Cien en la comarca de La Mancha. En total son tres tiendas las que gestiono, situadas en diferentes municipios pero con unos productos parecidos en cada una de ellas. Como tradicionalmente se ha venido entendiendo, una tienda de estas características posee una variedad de productos bastante grandes y a un precio asequible para la gran mayoría de la población. Poder disponer de manera inmediata de todos estos productos es algo muy valioso y que podría resultar mucho más fácil de lo que parece.

A mí me costó un tiempo darme cuenta de ello. Durante los primeros años de mi trayectoria en la empresa me agobiaba a causa de la cantidad de días que pasaban hasta que un fabricante me entregaba el pedido que le había solicitado previamente. Esta situación me hacía perder dinero y años de vida. En ocasiones los clientes no encontraban en alguna de mis tiendas lo que iban buscando y esta es una cuestión que también afecta a la imagen de la empresa, algo que siempre he tratado de cuidar y mantener.

Desesperado y viendo que mis proveedores habituales no solían cambiar su actitud a la hora de entregarme los pedidos con rapidez, decidí comenzar a buscar una alternativa que me permitiera conseguir lotes de productos de manera rápida y, si era posible, barata. Fue así como descubrí www.liquistocks.com, la página web de una empresa dedicada a facilitar una venta de liquidaciones de stocks de una manera eficiente y eficaz.

Viendo que se trataba de una empresa que me podía suministrar productos de todo tipo, contacté con ellos para presentarme y comunicarles que me interesaría trabajar con ellos. Durante las fechas siguientes así lo hice y descubrí que haciéndolo ganaba en comodidad, seguridad y también en ahorro. Conseguir algunas de las liquidaciones que me ofrecían me llevaba menos tiempo que hacer lo propio con los que habían sido mis proveedores habituales. Además, me salía más barato. Como consecuencia, empecé a respirar mucho más tranquilo y a no estar tan agobiado como anteriormente.

Una forma de facilitar el trabajo

Empecé a trabajar de manera asidua con LiquiStocks y haciéndolo dejé de lado a los proveedores con los que había trabajo con anterioridad. Los productos que me ofrecían desde mi nuevo suministrador eran de una calidad muy buena, y como poseían una variedad de objetos bastante importante , mi asociación con ellos resultaba fructífera para mis intereses.

De esta manera, desde entonces no ha vuelto a haber una estantería vacía en alguna de mis tiendas porque ahora los productos llegan de una manera rápida y directa, sin que yo tenga que padecer eternas esperas y sin que los clientes salgan frustrados de alguno de mis negocios y sin ganas de regresar a ellos. No en vano, he venido registrando un aumento de las ventas desde que cambié de proveedor y eso no puede ser fruto de la casualidad. Al final el trabajo bien hecho es el que se termina imponiendo y el que nos acaba por gustar a todos.