¿Cómo elegir cubierta para la piscina?

24 septiembre, 2019
¿Cómo elegir cubierta para la piscina?

Elegir una cubierta para piscina permite que se prolongue la temporada de baño, además de aportar una mayor seguridad, mantener el agua caliente y reducir las tareas de mantenimiento y de limpieza. En Cupoola.com saben por los años de experiencia realizando cubiertas para piscina, que los clientes llegan con muchas dudas y no siempre valoran lo importante que es la practicidad a la hora de elegir cubierta para la piscina.

¿Por qué debemos instalar una cubierta para piscina?

Una de las principales razones es que es una inmejorable medida de seguridad para niños, pues solo ellos pueden entrar a la piscina en el caso de que se encuentre abierta. Contar con una cubierta para piscina lo que hace es limitar las suciedades y el depósito de sedimentos en el vaso, facilitando el mantenimiento de la piscina.

Con esta protección, la cubierta de la piscina se evapora menos y además se ahorra en el gasto de agua. El mantenimiento del vaso al abrigo de las inclemencias, especialmente en lo que se refiere al viento, permite que se mantenga la temperatura del agua y así puede prolongarse la temporada bañística. En el caso de que quieras aumentar más la temperatura, se pueden usar calentadores solares para la piscina.

Si es muy alta la cubierta de la piscina, se puede nada sin retirarla, lo que hará que mejore la calidad del baño en caso de que haya meteorología adversa.

Criterios para elegir correctamente la cubierta de piscina

Debemos saber que una cubierta para piscina no se elige al azar, es necesario tomar una serie de medidas y contar con un proyecto sobre cómo se debe usar.

Por descontado, una cubierta para piscina no se escoge al azar. Se trata de una verdadera instalación que exige tomar medidas y tener un proyecto de cómo se utilizará.

Según tus propios criterios de selección y los gustos que tengas se puede elegir entre varias configuraciones de cubiertas para la piscina. Las lonas y toldos se reservan para piscina de dimensiones reducidas, como las piscinas elevadas. Además de dar un toque de armonía, limitan la evaporación, reduciendo la suciedad y evitando que los niños puedan llegar a sufrir golpes de calor.

Qué elegimos: cubierta de piscina baja o cubierta alta

La altura de la cubierta de la piscina que elijamos va a depender del uso que queramos darle. La cubierta solo va a servir como cobertura, por ejemplo, en el caso de segundas residencias, o de fin de semana, optando por una cubierta de piscina baja. Va a conservar la temperatura del agua y nos aportará la discreción necesaria.

En el caso de que quieras contar con piscina cubierta y nadar bajo ella sin retirarla totalmente, recuerda solicitarla a la empresa que se encargue de su instalación. Las cubiertas, que son transparentes cuentan con la ventaja de poder contemplar la piscina si la estética es un factor realmente importante para vosotros.

Si lo que quieres es tener la piscina en compañía, puedes habilitarla de manera confortable a fin de pasar momentos relajantes, donde deberás optar por una cubierta de piscina ata. Siempre lo mejor es que consultes antes con el ayuntamiento por si debes pedir un permiso de obras para instalarla.

Otra opción que no debes descartar es la de adaptar la cubierta a la posición que tenga tu piscina, las dimensiones y al entorno. Para ello, lo mejor es contar con una cubierta para piscina donde la estética quede integrada en la propia atmósfera de la propiedad. Recuerda que el tamaño de la piscina va a influir en el presupuesto.

¿Qué sistema debemos elegir de apertura en la cubierta de la piscina?

Estos kits se presentan como módulos. Hay muchas técnicas de montaje y varias formas de gestionar la movilidad, las mejores son los paneles que se desplazan de forma manual.

Otra de las soluciones son los paneles que circulan sobre ruedas o rieles que se apoyan de forma directa en los bordes. La instalación con rieles hace posible el manejo sencillo de las cubiertas de mayor peso, optimizando la utilización de la piscina.

En la apertura existen también los sistemas corredizos donde los paneles e deslizan unos sobre otros y también los sistemas de carácter basculante.

Las aperturas las podemos encontrar con bisagras, telescópicas motorizadas o manuales. Normalmente son parciales, así, dependiendo de la clase de actividad o de la dirección del viento, solo se descubre la superficie necesaria, pero aprovechamos toda la piscina.

Criterios para instalar una cubierta para piscina

Por lo general los diferentes sistemas los colocamos sobre una piscina que ya existe, estudiando antes las posibilidades de instalación. Los criterios deben responder, como decíamos al principio a unas necesidades prácticas que son al final con las que los usuarios cuentan a la hora de disfrutar de la piscina durante el año. Consulta con la empresa instaladora a fin de que responda a tus necesidades la instalación.