Limpieza de áreas comunes: fundamental para una buena convivencia vecinal

Limpieza de áreas comunes: fundamental para una buena convivencia vecinal

El ser humano está diseñado para vivir en comunidad y para que esa convivencia sea positiva y armoniosa, se necesita seguir ciertas normas. Ya sea en edificios, pequeñas o grandes urbanizaciones, o en pisos compartidos, la limpieza es fundamental para que las buenas relaciones vecinales se mantengan.

Pongamos un ejemplo bastante común, una familia con varios integrantes cada uno con su espacio propio, que organiza y mantiene según sus preferencias, pero que comparte espacios comunes como la cocina, el salón y el baño; si los espacios comunes están sucios o desordenados, esto puede traer consigo discusiones dentro del núcleo familiar, lo mismo ocurre cuando planteamos esta situación en una escala más grande.

Para entender mejor el tema, contactamos Tecnocepillo, especialistas en la fabricación de cepillos industriales utilizados en diferentes rubros, siendo uno el de la limpieza de interiores y exteriores, quienes nos hablaron de cuán importante es para la comunidad la limpieza de los espacios comunes en relación a la convivencia vecinal.

¿Cuáles son las áreas comunes?

Así como en el nivel micro de un hogar las áreas comunes son la cocina, el salón, el comedor y en algunos casos, los baños; a nivel macro estos espacios pueden definirse como las zonas dentro del conjunto residencial o edificio de los cuales cada uno de los residentes posee un derecho de copropiedad proindiviso y tienen un uso compartido de la misma con el resto de la comunidad.

Teniendo esto en mente, el mantenimiento de estas o el uso puede generar problemas a nivel vecinal, por lo que lo que haremos a continuación es entender un poco más de ellas:

  • Las áreas comunes son aquellas que cuya propiedad la tienen todos los residentes de un condominio. Son áreas de uso común como pueden ser los pasillos, escaleras, elevadores, andadores, estacionamientos, canchas, terrazas, entre muchas otras que puedan tener los diferentes tipos de condominios.
  • Ya que estas zonas son propiedad de todos los que hacen vida en el condominio, todos los residentes tienen derecho a su uso de forma abierta siempre este uso no afecte a  otros residentes, de igual manera el residente tiene la obligación de pagar por el mantenimiento de estas áreas de forma proporcional junto con el resto de los integrantes de la comunidad. Cabe destacar que el hecho de que un residente pretenda renunciar a su derecho de uso de las áreas comunes no le excluye de contribuir en el gasto de su mantenimiento, lo que significa que aún cuando no las utilice, es una obligación cancelar lo que se establezca dentro de los compromisos de pagos, es decir que lo use o no, la cuota de pago será igual para todos los propietarios.
  • El uso de las áreas comunes debe de ser responsable y sin acaparar su uso, esto significa que se debe tomar en cuenta que los demás integrantes del condominio tienen el mismo derecho a usar estos espacios.
  • Es importante comprender que ningún vecino tiene más derecho que otro a la hora de utilizar los espacios comunes, ninguno tiene un derecho mayor que otros debido a que el área se encuentre más cerca de su propiedad o bien en el caso de edificios, las unidades de la planta baja no tienen mayor derecho sobre los estacionamientos o patios, así como quien vive en el penthouse no tiene mayor derecho sobre la terraza a menos que esto ya haya sido establecido previamente y se encuentre registrado dentro de su documento de propiedad.
  • Dentro de los condominios existen áreas que son de uso administrado (ya sea por una administradora o por las organizaciones vecinales) que si bien se encuentran disponibles para el uso de los residentes se deben reservar con anterioridad para poder hacer uso de ellas, estas áreas pueden ser los salones para eventos, terrazas, inclusive en algunos casos piscinas o canchas.
  • Hay algunas áreas comunes que tienen un costo de renta para que puedan ser utilizadas por los residentes, en algunas ocasiones pueden requerir de un depósito en garantía que se reembolsará al usuario al final del uso de la reserva siempre que no se haya generado ningún daño al área.
  • Las áreas comunes deben tener un reglamento sobre su uso el cual es fundamental hacer llegar a los usuarios, a su vez se recomienda que la normativa se ponga a la vista en las zonas cercanas para que pueda ser fácilmente consultado por las personas que hagan uso de ella, por ejemplo: de haber piscina en el condominio, en el área donde se encuentra debe colocarse a la vista cuales son las normas de uso, el horario, los días de mantenimiento, etc.

Importancia de un buen mantenimiento general

Un conjunto residencial sea del tipo que sea, necesita mantenerse siempre de la mejor forma, no solamente porque eso le da un valor agregado a la propiedad, sino porque hay una ordenanza legal que si no se cumple puede traer problemas para la comunidad, algunos puntos importantes a considerar son:

  • El Mantenimiento: La falta de mantenimiento hace posible la proliferación de plagas que de no tratarse y evitarse a tiempo es difícil lograr la exterminación de las mismas, esto es indiscutiblemente un problema grave, no sólo por las enfermedades que estos animales pueden transmitir, sino también por los daños que pueden provocar a material, cableado eléctrico, y estructura en general. Adicional a esto, puede ocurrir la proliferación de bacterias y demás microorganismos, que pueden llegar a infectar los espacios comunes, causando alergias y todo tipo de enfermedades en los residentes.
  • Limpieza: Otra de las razones más importantes para el mantenimiento constante e integral de un conjunto residencial del tipo que sea, es la revisión periódica de las instalaciones, si estas tareas no se realizan constantemente para atacar posibles averías o para solventarlas antes de que sea un problema grave, el resultado son altos costos de reparación, pues no se tomaron las medidas de forma preventiva, lo que significa invertir dinero en corregir los daños.
  • Estética: A nivel visual la primera impresión es la que le llama la atención a un posible comprador o inquilino, si el condominio no se encuentra en buenas condiciones esto podría afectar en muchas cosas, siendo una de ellas, el valor que un tercero podría llegar a pagar por un inmueble dentro de dicha propiedad, porque por más que la propiedad individual esté cuidada, con buen mantenimiento y lista para vender, si la residencia es descuidada, el valor del inmueble se ve disminuido.

¿Cómo mejorar la convivencia vecinal?

Para lograr buenas relaciones vecinales, existen unos consejos básicos que ayudarán a tener una convivencia armónica y sencilla entre todos los residentes, estos son:

  • Conocer a los vecinos

Como comentamos al inicio, el ser humano es social, y la mejor forma de tener una relación armoniosa con los vecinos es tomarse el tiempo de conocerlos. De esta manera será mucho más fácil empatizar con ellos, conocer sus problemas, sus peculiaridades, lo que significa comprender sus comportamientos, hábitos y horarios.

Es más sencillo ser empático cuando entendemos que el vecino de enfrente trabaja hasta altas horas de la noche y por eso realiza labores de limpieza los fines de semana a primera hora de la mañana, o cuando entendemos que el vecino siempre tiene el volumen alto de la televisión porque tiene un alto grado de sordera.

  • El respeto como la base de la comunicación

Hay momentos en los que se debe recriminar el comportamiento molesto e incívico de un vecino, si esto llega a pasar, el reclamo debe hacerse siempre de forma respetuosa, con mucha educación. Lo ideal es evitar los enfrentamientos con los vecinos, pero en caso de haber algún tipo de confrontación, siempre se debe tener mucha paciencia y ser siempre cordiales. El respeto, la paciencia y la escucha activa, son fundamentales para las buenas relaciones vecinales.

  • Sentido de pertenencia

Cuando llegas a un nuevo conjunto residencial, es importante integrarse a la comunidad, asistir siempre a la juntas de propietarios y participar en ellas, esto hará que empieces a encontrar el lugar que ocupas en la comunidad y a sentirte parte de ella.

El sentido de pertenencia se hará más fuerte cada día mientras más se integre el individuo a la comunidad de la que ahora forma parte, por lo que es importante trabajar en adaptarse a la nueva forma de vida, la comunidad no debe adaptarse al individuo, es él el que debe adaptarse al grupo

  • Respeto por las zonas comunes

Se deben considerar las zonas comunes como parte integral de la propiedad individual, manteniéndose limpias, cuidándolas y respetando los horarios y normas de uso de las instalaciones, si todos cumplen con las normas, la convivencia será mucho mejor.

La limpieza de las áreas comunes es fundamental para una buena convivencia vecinal, pues no sólo se trata de mantener los espacios ordenados, sino que evita la proliferación de enfermedades, los gastos innecesarios en reparación que pueden ocasionar problemas entre los habitantes del conjunto residencial, sino que le da valor a la propiedad y le permite a quienes hacen vida en la comunidad, desarrollarse en un ambiente armónico y agradable.