Cómo afrontar la limpieza del hogar

29 enero, 2020
Cómo afrontar la limpieza del hogar

En el trabajo no remunerado, la brecha de género sigue estando presente en los países pertenecientes a la OCDE. En España, según datos del INE, los hombres dedican nueve horas menos a la semana a los cuidados y las tareas del hogar, algo que con el tiempo se ha ido reduciendo. Una brecha más pequeña que en otros países como México, India o Turquía, pero más grande que en Suecia o Noruega. Esta brecha influye en el tiempo disponible del que disfruta cada uno, siendo la realidad que las mujeres pasan más tiempo trabajando, sea remunerado o no, a lo largo del día.

Mantener la casa limpia y en orden es una carga adicional que debe ser asumida, en mayor o menor medida por todos los adultos que conviven en una casa. Cada familia ha de valorar cuál es la fórmula que les funciona para conseguir un reparto equitativo, teniendo en cuenta las horas que además se dedican a trabajar fuera de casa. Conseguir tener un hogar ordenado y limpio nos hace sentirnos bien, vivir más en paz y sentir menos estrés, por ello dedicar tiempo a establecer una planificación conjunta se convertirá en un aliado imprescindible para conseguirlo sin morir en el intento.

¿Cómo ahorrar tiempo en la limpieza de tu hogar?

Lo primero que hay que hacer es una buena planificación. Para una buena organización un truco es anotar las tareas diarias y semanales y distribuirlas en dos grupos, según sean más o menos frecuentes. Destinar cada día a una o dos actividades, te ayudará a ser constante, aunque tu agenda esté a tope, y podrás hacerlo sin agobios. Sobre todo, hay que ser realista y planificar según el tiempo disponible de cada uno, aunar esfuerzos y distribuirnos las tareas según preferencias y gustos. Si a uno se le da bien la cocina, puede encargarse del menú, a la vez que el otro se ocupa de las coladas.

Además de la organización diaria y semanal, es útil tener planificadas también las limpiezas más a fondo de las partes de la casa, así llevaremos un control mensual y anual y podremos encajarlas en nuestra ajetreada vida.

Antes de la limpieza, una vez planificado todo, es recomendable realizar una lista con los productos que vamos a necesitar y comprobar si disponemos de ellos. Ya que estamos centrados en ser ordenados, contar con los productos necesarios, de buena calidad, nos evitará tener cantidad de productos que no usamos y que ocupan un espacio que podemos destinar a algo más útil. Poder hacer acopio de estos productos a través de una tienda on-line, nos ahorrará tiempo. En Stocknetvalles son especialistas en la venta de productos de limpieza profesionales y cuentan con la opción de enviárnoslos a domicilio, en el formato que elijamos. Se trata de fabricantes que han decidido emprender, ofreciendo una amplia gama de productos tanto a profesionales como a particulares.

Limpia con tiempo. Poner un tiempo límite para cada tarea hará que te enfoques en lo imprescindible, dejando de lado los ataques de perfeccionismo.

En el orden está la clave: una casa ordenada parece una casa limpia. Conseguir el hábito de ser ordenado puede costar al principio, se trata sobre todo de ser constante y de seguir unas cuantas indicaciones. Primero, búscale un sitio a cada cosa. Parece una tontería, pero hay un montón de trastos que tenemos fuera de sitio porque en realidad no terminamos de saber cual es ese sitio. Una vez lo hayas colocado, cada vez que lo uses, devuélvelo allí. Y en esto hay que ser muy estrictos: cada vez, es cada vez. En este sentido, nos puede facilitar la tarea deshacernos de las cosas que ya no usamos hace mucho tiempo, que ya no nos gustan o que ya no queremos. Cuanto menos haya que ordenar, menor será el tiempo que debemos invertir. Dedica el tiempo que estés en casa haciendo cualquier otra cosa a colocar cada cosa que veas fuera de su sitio. Segundo, sigue pequeñas rutinas. Que no te de pereza: antes de irte a dormir deja el salón y la cocina limpios y en orden, te ayudará a comenzar el nuevo día. Y por la mañana no salgas de casa sin hacer la cama, repasar la cocina por lo que hayamos podido ensuciar preparando el desayuno y añade alguna pequeña tarea de tu lista que no te lleve más de 15 minutos. Lo agradecerás al llegar.

Es imprescindible mantener a raya las “zonas imán”. Mesas auxiliares, sillas, los cajones de la entrada…cualquier sitio que atraiga papeles, ropa o trastos que vas a “colocar después”. Dedica 2 minutos al día para organizarlas y procura usar estos muebles solo para lo que son. Evitarás mucho desorden.

Mantén lo que has conseguido: es quizá lo que más cuesta al principio, pero es lo que te va a ayudar a que cada vez tengas que invertir menos tiempo y esfuerzo. Si ves que alguna vez no puedes con todo, prioriza, y reajusta la planificación, pero no dejes que nada se acumule porque después te costará muchísimo retomar. Y por encima de todo, mantén la calma. Al principio es difícil, y seamos realista, a muy pocos nos gustan estas tareas, pero la verdad es que el resultado merece la pena. Prepárate listas de tu música favorita, conferencias que quieras escuchar, grabaciones de tus programas favoritos y escúchalos mientras recoges: cualquier cosa que te lo haga más ameno es válida.

Limpieza profesional

Si a pesar de todos estos consejos la limpieza del hogar sigue resultándote una ardua y pesada tarea, contratar un servicio profesional de limpieza a domicilio puede que sea la solución. Cada vez es más usual hacer uso de estos servicios, ya que el ritmo de vida que llevamos impide que muchas personas dispongan del tiempo necesario para realizar estas tareas. La limpieza a domicilio por horas facilita a muchas familias que puedan usar su poco tiempo libre en disfrutar haciendo lo que les gusta.

Invertir en este tipo de servicios nos garantiza poder disfrutar de una limpieza continúa en el hogar, evitándonos el estrés de saber que la casa no estará en las condiciones óptimas para la vida de la familia o para los pequeños eventos que puedan surgir. Esto repercutirá en mayor o menos medida en nuestra salud y en nuestro estado de ánimo. Además, hay ciertas patologías, como pueden ser las alergias ambientales al polvo y los ácaros que precisan de un ambiente limpio de manera constante.

Contratar a estos profesionales nos ofrece variedad de posibilidades, desde planes personalizados que incluyen las necesidades específicas de cada cliente, como la formación y equipación necesaria para realizar estos trabajos satisfactoriamente. Que cuenten con productos y equipos especializados es una ventaja a la hora de conseguir resultados más eficientes. Además, se trata de unos gastos que ya no tendremos que asumir por nuestra cuenta, por lo tanto, también repercutirá en el ahorro del hogar.

En definitiva, más tiempo libre, salud, profesionalidad, garantía de limpieza continua y tranquilidad, son ventajas más que interesantes para valorar si hacer uso de uno de estos servicios puede encajar en nuestro día a día.