Ferias medievales, una interesante oportunidad para vender tu producto

26 abril, 2019
Ferias medievales, una interesante oportunidad para vender tu producto

El verano… con qué ilusión esperamos su llegada. Porque con el verano, llega también el buen tiempo, el calorcito, las cervecitas en la terraza y la playa. Los días son más largos, y muchas personas, puede disfrutar de un par de semanas de vacaciones. Estas son las más afortunadas. Otras, en cambio, aprovechan la temporada estival para trabajar, para sacarse el dinerillo con el que vivirán, en los mejores casos, durante el resto del año. Camarer@s que se van a hacer la temporada a los principales destinos turísticos, profes de apoyo, bailarines y bailarines, cantantes de orquesta, feriantes…Y a estos últimos dedicaremos este post.

Un puesto en la feria. Una interesante oportunidad de negocio

El/la feriante, es aquella persona que, aprovechando las fiestas, montar un toldo o caseta para poder vender en ferias. En este país hay muchas, por lo que el negocio de las ferias, se presenta como una interesante oportunidad con bastantes posibilidades de éxito. Pero eso sí, no es suficiente con llegar, poner una manta, unos cuantos artículos a buen precio y ya está, que se venda solo. Vender en una feria no es tan fácil, hay mucha competencia y la calidad de los productos es cada vez mayor. Productos artesanales, ecológicos, elaborados a partir de ingrediente naturales…y productos de todo tipo, desde comida, a prendas de vestir, pasando por artículos de decoración, cosmética e higiene.

Las ferias medievales son todo un éxito en España, y también en Europa, y sin una excelente oportunidad para vender en un puesto. Si te interesa el tema, solo has de pedir una licencia, conseguir un puesto y ponerte a vender tus productos. Eso sí, no olvides el disfraz. Si necesitas consejo para comprarlo, así como todos los accesorios necesarios, te recomendamos Eviltailors, especializados en disfraces medievales. Esta tienda dispone de ropa medieval para todos los invitados al evento.

Una vez tengas todo lo necesario para iniciar tu actividad como feriante, toca empezar a currar, que no es poco. Pasarás muchas horas al día trabajando, apenas tendrás tiempo para dormir y mucho menos para comer. El tupper será tu compañer@ durante los meses de feria, y de la playa, ni hablar. Si tienes suerte y consigues tu objetivo antes del mes de octubre, incluso puedes pegarte un merecido homenaje poscurro.

Ubicación, fundamental para vender bien en una feria

Si has llegado hasta aquí, seguro que el tema te interesa, ya seas feriante, o no. Puede que estés pensando en poner un puesto en una feria, o simplemente se trata de curiosidad. Igualmente, este post está dedicado a ti. Si quieres conocer los trucos para vender bien en una feria, continua leyendo este artículo. ¡Empezamos!

El primero de los consejos, estarás cansad@ de escucharlo. Sí, sí, lo has adivinado, ubicación, ubicación, ubicación. Este es uno de los principales secretos de un negocio exitoso. Claro, evidentemente, no tiene la mayor importancia cuando se trate de tiendas que venden online principalmente y que usan la tienda como centro de operaciones o almacén, pero si hablamos de establecimientos físicos, una buena ubicación es fundamental. Y en el caso de un puesto en una feria no iba a ser diferente. Esto lo saben bien aquellas personas con amplia experiencia en el mundo de la feria. En cuanto llegan al recinto, ya están hablando con l@s responsables de la organización del evento para que le den los mejores sitios. Son muy list@s. Y es que la experiencia siempre es un grado. Los reconocerás muy bien porque siempre, siempre, tienen la mejor ubicación, a diferencia de las primerizas, que suelen quedarse con los peores, con los menos concurridos, con los más escondidos. L@s profesionales, en cambio, se colocan en los lugares más transitados. Esta es la zona hacia la mitad de la feria, pero tirando hacia el principio, a ser posible.