La climatización, clave para mantener y servir el vino

27 octubre, 2021
La climatización, clave para mantener y servir el vino

Tenemos la suerte de vivir en España, y decimos que tenemos suerte porque hay una gran cantidad de cosas que nos hacen sentir bien y orgullosos de esta tierra. No solo disponemos de un clima privilegiado y tenemos una historia realmente digna de estudio, sino que, además, podemos presumir de tener varios de los productos gastronómicos más potentes de todo el mundo. En los párrafos que siguen, vamos a hablar de uno de ellos, una de las verdaderas estrellas de la gastronomía nacional, que no es otro que el vino.

Estamos en el mes de septiembre, un mes clave para el vino, en el que se da el primer paso para su producción: la vendimia. Desde luego, y al igual que la vendimia, el resto de los pasos para terminar de producir cada uno de los caldos que salen de nuestro país es clave para que esa buena imagen que tenemos a este respecto se mantenga sobre todas las cosas. En prácticamente todos los puntos del proceso, hay un factor que es fundamental y que no es otro que la temperatura. Los expertos vinícolas saben perfectamente de lo que estamos hablando.

Un artículo publicado en la página web del diario El Confidencial aseguraba que servir el vino a la temperatura correcta es un arte. Y es que no hay bebida que tenga tanta dependencia de la temperatura como el vino. Si cometemos un error en este sentido, todo el proceso de producción anterior de ese vino no habrá servido para nada, porque perderá muchas de sus propiedades e incluso el sabor se puede ver afectado. El vino exige unos cuidados que quizá no hacen falta en otras bebidas. Pero es que estamos hablando de una bebida de referencia y que merece todos esos cuidados de los que estamos hablando.

La climatización es un concepto clave en lo que respecta al mantenimiento del vino antes de que sea consumido. Y, teniendo en cuenta que este producto nunca pasa de moda en bares ni restaurantes, son cada vez más los dueños y dueñas de este tipo de negocios los que demandan la instalación de una bodega climatizada en sus locales. Es así como nos lo han contado los y las profesionales de Vicave. Y es que el resultado de esa climatización es un producto perfecto, que convence a propios y extraños y que hace posible que el bar o restaurante en cuestión gane en visibilidad e imagen.

Desde luego, teniendo en cuenta que el vino es una de las grandes apuestas de la gastronomía española, es evidente que cuidar todo lo que tenga que ver con él es algo mucho más que recomendable. Son muchas las personas que se dedican a este sector y es por eso por lo que el producto final merece ser presentado y servido en las mejores condiciones. Y, como ya hemos dicho, la temperatura es un factor que tenemos que cuidar mucho para ello. De ella depende la imagen que se desprenda del vino que se produce en nuestro país.

Una referencia mundial… que todavía puede y debe seguir creciendo

España es uno de los países de referencia en lo que tiene que ver con la producción de vino. Es algo que está fuera de toda duda y que lleva siendo así prácticamente durante toda la vida. Esto nos hace ser un mercado muy importante en lo que tiene que ver con el vino junto a otros países como Francia e Italia. Y es que el Mediterráneo siempre ha tenido mucha importancia en todo lo que ha estado relacionado de una u otra manera con el vino.

Una noticia que fue publicada en la web de La Voz de Galicia indicaba que España es el país con más superficie de viñedo de todo el mundo, pero que es China el país que más uva produce, siendo además Italia y Francia los dos países que más vino consiguen producir. Es decir, no terminamos de sacar todo el provecho de nuestra tierra. Por eso decimos que, aunque España sea una referencia mundial en lo que respecta al vino, todavía sigue habiendo margen para que sigamos creciendo. Sería una noticia fantástica que así fuera.

Lo que está claro es que vamos a seguir siendo uno de los países en los que se cultivan algunos de los mejores vinos del mundo. Desde luego, no cabe la menor duda de que pocas tierras son más óptimas que la nuestra para ello. Por eso, tenemos la fama que tenemos. Y, por eso, nuestros vinos siguen rebasando fronteras y llegando incluso a los países que menos nos esperamos (como es el caso de Estados Unidos). La verdad es que ese es un motivo de orgullo y que debemos mantener a toda costa por muchos años que pasen.