Las tiendas de ropa físicas no han muerto. Emprende en moda.

Las tiendas de ropa físicas no han muerto. Emprende en moda.

Emprender nunca es fácil, pero si apasionante. Un camino que puede ir bien o en no pocos casos mal. Consciente de la necesidad de tener las cosas claras, vamos a darte una serie de tips que te ayuden si estás pensando en emprender con una tienda de moda.

Especializarse y buscar mercado específico

Debes saber antes de buscar local, proveedores o hacer un presupuesto, la clase de ropa que vas a querer vender. Es aconsejable especializarse para tener éxito. Para ello lo mejor es centrarse en la clase de cliente al que quieres atraer. Lo mejor es hacer un estudio de mercado para conocer los tipos de clientes que hay en tu zona.

Escribir el plan de negocio

Cuando se tiene claro el tipo de ropa que venderás, hay que redactar un plan de negocios. Un paso importante que ayuda a detectar todo tipo de problema que pase en tu negocio. Vital para que el negocio tenga éxito.

Encontrar financiación

La apertura de una tienda de ropa física no es precisamente barato. Si piensas que no se puede afrontar los gastos del conocimiento y no se quiere pedir un préstamo, te recomendó que comiences abriendo una tienda online en lugar de un local físico.

A la hora de encontrar financiación existen diversas formas para hacerlo. Desde hacerlo con tus propios ahorros, a pedir dinero prestado a familiares o amigos. La forma más utilizada suele ser la de pedir un préstamo al banco o solicitando ayudas al gobierno para el emprendimiento.

El local tiene que estar en una zona adecuada para los clientes

Es importante que, con la idea creada, el presupuesto conseguido, aciertes a la hora de buscar el local. Lo mejor es alquilar y no comprar. Si el negocio sale mal, tendrás más complicaciones si es tuyo y perderás dinero, pues se tarda en vender un local un determinado tiempo. La zona debe ser de buen acceso para tus clientes.

Hacer un inventario y buscar proveedores

Debes escribir un inventario con las prendas que vas a comenzar a vender. Esto es algo que va a depender totalmente de ti y de la cantidad de artículos que quieres ofertar a tus clientes.  Actualmente hay muy buenos proveedores especializados que han unido sus fuerzas en colectivos como Triángulo de la Moda, quienes apuestan por mayoristas españoles como HHG, Baloby o Andrea Siker entre otros.

Lo mejor es que al principio no compres demasiadas unidades de producto Así vas a ajustar de mejor forma la ropa que adquieras e irás viendo que prendas se venden más. En resumidas cuentas, comprar lo que se presume que será necesario, especialmente al principio.

Información sobre los aspectos de carácter legal

Cuando se abre una tienda de ropa, precisas de unos permisos y de licencias específicas. Es importante acudir al ayuntamiento para informarse de los aspectos legales que hay que tener en cuenta y hacer la solicitud de los permisos que sean necesarios.

¿Tienes que contratar a empleados?

Existen dueños de pequeños negocios que cuando los inician no contratan más empleados, pues piensan que pueden hacer su labor profesional solos. Debes pensar si vas a poder llevar la tienda sola o necesitarás más ayuda.

 Poner en marcha el plan de marketing

Ya va quedando menos para que la tienda pueda echar a andar En caso de que no quieras que vaya nadie a tu inauguración, lo lógico es promocionar tu nuevo negocio unos días antes a que abra sus puertas. Eso sí, ten claro que, aunque uses muchos medios, el famoso “boca a boca” es una magnífica forma de publicitarse.

Puedes contar a todos los que conozcas cuando se va a abrir tu establecimiento y que ellos también extiendan la noticia. Puedes hacer carteles y pegarlos en las zonas que estén próximas a la tienda. Eso sí, no debes olvidarte de las llamadas “nuevas tecnologías”, por lo que conviene que abras una web, Facebook o Twitter para que promociones tu negocio.

Con todo lo que te hemos dicho, tienes bastantes opciones para que tu tienda pueda empezar con el mejor pie, aunque recuerda que no siempre es sencillo a principio y que deberás aprender de los errores que cometas, algo totalmente lógico para la mayoría de los emprendedores de ayer, hoy el mañana.