Opciones para que una mascota viaje con nosotros

Opciones para que una mascota viaje con nosotros

El momento en el que pensamos en que queremos viajar con nuestra mascota, hay que tener claro el tipo de transporte en el que lo haremos. Veamos las diferencias que existen entre viajar de una forma u otra.

Viajar en avión

Como dicen los especialistas de animalesporavión, este medio es una forma ideal para viajar. En especial nuestras mascotas lo que hacen es viajar en jaulas de transporte especialmente ideadas para portarlos, que incluyen el transportín.

Si pesan menos de ocho kilos, existe la posibilidad de que puedan viajar en cabina, aunque los pesos máximos que se permiten variarán dependiendo de la compañía aérea de la que hablemos.

Eso sí, los viajes que se realizan en avión son ventajosos en el sentido que son mucho más cortos que el viaje por otros medios, aunque si que puede resultar algo más estresante, en especial cuando la mascota tiene que viajar alejada del dueño o dueños. En este sentido no hay acceso hasta que se llega al destino.

Contemos con que aunque el vuelo sea de gran duración, los animales puede que tengan algo complicado adaptar  a algo similar al jet lag, lo que les pude provocar algún problema al nivel de digestión o de cierta irritabilidad.

En España tenemos la gran suerte de contar con empresas que están especializadas en hacer esta clase de viajes y la gestión de los trámites. Son ellas las que toman el encargo de este tema.

Lo más normal es que aconsejen el reservar vuelos que sean directos y evitar las escalas. Sobre ello, mejor es evitar los vuelos en los días donde se desplacen de forma masiva los viajeros, pues hay plazas limitadas a los animales o restricciones.

Pensemos que si un animal viaja en avión, no hay que sedarlo, pues puede provocar el riesgo de problemas de carácter respiratorio o cardiovasculares. Esto sucede con los gastos o perros de morro plano.

Hay que recordar que lo que hace la sedación es que el animal no pueda mantenerse en equilibrio, por lo que puedan producirse daños cuando no esté bien sujeto.

Viaje en tren

Cuando tomamos un tren de Renfe cercanías, si que es posible que entren gatos o perros sin limitaciones en cuanto su peso, siempre que no haya pasajeros que opongan a ello, pero tendrán que llevar bozal, debiendo ir sujetos con la correa o dentro de un transportín como ocurre con los gastos.

Si hablamos de los trenes de larga y media distancia o en los Ave, no se admiten a los perros que cuenten con más de 10 kg y tendrán que ir siempre dentro de un transportín. El animal va a viajar próximo a su dueño, pero si causa molestias a otros pasajeros, se le podría obligar a que cambie de vagón.

Viaje en barco

Otra alternativa de viaje es la del barco, que suele ser más dilatada generalmente y donde las mascotas suelen estar acostumbradas alejadas del propietario en una parte del barco diferente que está destinada a los animales de compañía y que tiene casetas individuales.

Existen casos en los que los dueños pueden realizar visitas al animal para que se pueda comprobar si está bien o puede pasearlo en el barco en cubierta.

Los desplazamientos que realice el perro en el barco se hacen en transportín o en el caso de que sean más grandes llevarán collar, correa o bozal.

Si vamos a los barcos rápidos, lo normal es que existan zonas habilitadas para las mascotas donde perros y gatos de no más de seis kilos tienen que viajar en transportín del dueño.

Ya has podido ver que las empresas que se dedican al transporte tienen suficientes soluciones para que se pueda hacer el transporte de la mascota sin ningún tipo de problema. De ti va a depender si quieres recurrir a sus servicios. En muchos casos no existe otro remedio y en otras, el automóvil puede llegar a ser la otra alternativa, pues habrá que tener bastante cuidado con los mareos que suelen tener las mascotas.

Nuestra recomendación es que antes de viajar en otra clase de medios de transporte, siempre preguntes a las distintas empresas que normas son las que tienen a la hora de abordar el transporte de animales y así poder hacer la reserva de la plaza con la debida antelación de forma que no haya ningún tipo de problema.

Dicho esto, ahora solo te queda elegir a ti de qué manera quieres transportar a tu mascota, como ves opciones tienen muchas. Ahora es tu turno.